IMAGÍNESE USTED

BeautybIMAGÍNESE USTED que por arte de birlibirloque, y al menos durante unas horas, pudiera transformarse en cualquier personaje de la historia, en la persona que más admira o mejor le convenga, en aquel individuo que por incontables motivos prefiera, de ayer o de hoy, hombre o mujer, provocador sin porqué o muy convencido sumiso, virtuoso de las artes o de la fe, señora o plebeya, científico, estadista, filósofo, artista, navegante sideral o financiero, qué sé yo. Y si acaso la historia no le bastara, imagínese usted que pudiera encarnarse, al menos durante unas horas, en cualquiera de los tantos personajes que han tenido a bien alumbrar los más desmedidos fabuladores. Imagíneselo. Sueñe. Y una vez puestas su memoria y su inventiva en acompasado movimiento, con inmejorable rumbo, qué agitación de santidad y de pecado no habría de terminar con la indolencia de las horas; qué precipitado río de amores y ambiciones no le acabaría desbordando si por fin pudiera alojar en su interior, efectivamente, vívidamente, toda la pasión, el conocimiento y la inteligencia del personaje elegido. Imagíneselo. Al menos durante unas horas será usted actriz, será usted actor.

Chema Torres Fabero

IMAGÍNESE USTED que por arte de birlibirloque, y al menos durante unas horas, pudiera transformarse en cualquier personaje de la historia, en la persona que más admira o mejor le convenga, en aquel individuo que por incontables motivos prefiera, de ayer o de hoy, hombre o mujer, provocador sin porqué[...]

Deja un comentario...