Naturaleza Vegetal

Empecé haciendo fotos por casualidad ¿o quizás por necesidad? Antes de la aparición de los teléfonos móviles, con sus fantásticas cámaras yo, como la gran mayoría, hacía fotos con una cámara compacta, en eventos familiares, reuniones con amigos y en mis viajes. Uno o dos carretes, de 24 o 36 fotos. Y para verlas tenía que esperar varios días, a que el laboratorio las revelara en papel. En cada una de esas fotografías quedaba grabada una imagen de un instante vivido.

En un momento de mi vida, necesité buscar algo que me permitiera dedicarme un tiempo a desconectar de la cotidianidad. Por casualidad me crucé con un curso de iniciación a la fotografía y en casa había, de un familiar, una cámara réflex digital que yo no sabía usar. Era el momento, me inscribí a aquel curso. Comencé entonces a sumergirme en el increíble mundo de la luz, de los botones y ruletas de aquella cámara, de los tiempos de exposición, la iluminación, los diafragmas… Aprendí a ver las fotografías con otros ojos. Empecé a hacer fotografías con otros ojos.

Desde entonces las fotografías que hago, no son para mí solo un recuerdo, son también una luz, un reto, una sensación, una emoción, quizás un rato de entretenimiento o una experiencia con amigos que comparten esta, mi nueva afición. Ahora, detrás de cada foto no hay solo un instante, hay también una historia.

Comparto contigo esta primera serie de 7 fotografías, que siendo muy distintas, están unidas por la presencia de lo naturalmente vegetal. Te propongo, que antes de seguir leyendo este texto las veas todas. Cuando lo hayas hecho sigue leyendo, te contaré algo de sus historias y es posible que, cuando las conozcas, las veas con otros ojos.

 

TULIPÁN

Me gustan mucho los tulipanes y algunas primaveras, no muchas, me regalo un ramo. Fotografiar una flor es un modo de hacerla eterna pese a su inevitable marchitamiento. Por eso, con esta fotografía aún conservo un tulipán de aquel ramo que un día me regalé.

Tardé una tarde en hacer esta fotografía. Tuve que hacer muchas hasta conseguir la que quería. Como recompensa, esta foto fue una de las elegidas por mis compañeros para ser revelada y mostrada al público en una sala de exposiciones. Junto a otra, esta fue mi primera foto expuesta al público.

COLORES DE OTOÑO

He realizado varios talleres de fotografía para aprender y compartir. Esta fotografía fue realizada en uno de esos talleres durante un paseo por la sierra leonesa un otoño muy seco. Muestra con sus colores el inevitable paso del tiempo.

MADERA

Esta foto forma parte de un reto propuesto por un grupo de amigos para realizar una exposición de fotografía en colaboración con  el ayuntamiento de nuestra localidad. El reto: hacer una fotografía cuyo tema principal fuese ‘el círculo’. Mis círculos no los busqué, me encontraron. Viajando en coche con mi familia vimos estos troncos de árboles recién talados. Les hice parar y dar la vuelta hasta donde estaban los troncos para hacer esta foto. Entre todas las que hice para este reto, esta fue la elegida para la exposición.

SILUETA

Esta fotografía me la encontré mientras regresaba al coche después de pasar la tarde haciendo fotos. En el interior de un bosque, al atardecer, la luz es muy escasa y había guardado mi cámara. No iba a hacer más fotos. Caminaba de vuelta, disfrutando de los sonidos del bosque e inmersa en mis pensamientos. Al girar la vista hacia el valle, frente a mí, vi la silueta de los árboles, la montaña bañada por una suave neblina y la luz del atardecer. Leí un mensaje oculto: Aunque estés en la sombra del bosque, si no te paras y sigues el camino, llegarás a un claro donde hallarás la luz. Saqué la cámara, para hacer la última foto del día.

ROJO

Esta foto forma parte de un reto más: preparar una exposición con los colores del arco iris. Yo aporté esta fotografía del interior de una granada, para el color rojo en su expresión alegre y fresca.

FONDO VERDE 1 y 2

Las dos últimas fotos de esta serie las hice en mi primer taller de fotografía con Antonio Liébana. En ese taller, aprendí mucho de macrofotografía y conocí a gente estupenda, apasionada de la fotografía con la que compartí un fin de semana de poco dormir y mucho disfrutar. De la mano de Antonio, aplicando lo que nos enseñó y siguiendo sus indicaciones hice, entre otras estas dos fotografías. La macrofotografía, nos permite ver con detenimiento y atención aquello que por su pequeño tamaño a simple vista no podemos ver. ¿No es fascinante?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar